Title Image

Blog

Todo lo que un buen mapa debería de tener

  |   Cartografía, Geografía aplicada, SIG

Independientemente del estilo cartográfico o el contenido, la mayoría de los mapas se rigen por unas Reglas de oro de la cartografía (aunque en realidad no existen reglas en cartografía). Son elementos que hacen que un mapa sea interpretado correctamente por el lector. En ningún caso son pautas estrictas, ya que existen buenos mapas que cumplen de forma correcta la función para la que fueron creadas, aún a pesar de no contener algunos de estos elementos. A continuación expongo esas 10 reglas y añado algunas modestas recomendaciones propias que considero útiles ante la tarea de crear un mapa.

El título

Debe de ser fácilmente indentificable para el usuario que consulta el mapa y no tener ninguna duda de que ese texto es el título. Deberá ser descriptivo y contener la finalidad del mapa, especialmente en los mapas temáticos. Deberá destacar en tamaño de fuente con respecto a los demás texto pero no dominar o acaparar la atención del mapa en si mismo. Aunque a menudo está situado en la parte superior de la página, no necesariamente tiene que ser así y en algunos casos incluso puede figurar junto a la leyenda. Un título como Valor del suelo en el centro de Madrid. 2013 define bien el qué, el dónde y el cuándo.

El indicador de escala

El lector del mapa necesita conocer y determinar la relación entre la unidad de medida de la cartografía y su referencia en el mundo real. Generalmente esta relación se indica mediante una barra de escala (escala gráfica) o una escala numérica.

Mapa de vientos de EEUU

¿Quieres saber si tu mapa es sencillo de entender? Prueba a tapar con tu mano su leyenda y piensa si este puede ser correctamente interpretado por cualquier lector. En la imagen, un mapa de vientos de EEUU. No dejes de visitar la web  que muestra la fascinante visualización con el seguimiento de las corrientes de aire en Estados Unidos.

La orientación

El mapa suele tener una flecha de norte o una rosa de los vientos que especifique dónde se encuentra la orientación norte. Esta orientación también puede ser mostrada mediante una cuadrícula o rejilla con marcas donde se indiquen los valores de latitud y longitud. Por convención el norte siempre se representa en los mapas hacia la parte superior de la página, pero esta orientación puede variar por diferentes cuestiones, como por ejemplo las limitaciones de espacio. No todos los mapas incluyen los símbolos de orientación pero es necesario indicarlo especialmente si esta cambia.

Los bordes

Es la línea que delimita el área cartografiada. Suele ser una línea gruesa alrededor del mapa. Otros tipos de bordes se encuentran alrededor de otros elementos del mapa, como son el título, la leyenda, cuadros de texto, etc, si bien el diseño de tu mapa puede que no los requieran.

La leyenda

Si tienes que poner una leyenda para entender un mapa, es que lo estás haciendo mal…, leí hace tiempo. Y esto en algunos casos es verdad. Especialmente en Internet existen mapas maravillosos que no requieren de ninguna leyenda para ser entendidos, pero en algunos casos la complejidad de la realidad representada o el tipo de público a quien va dirigida nuestra cartografía nos obliga a incluir una leyenda. Una leyenda define los símbolos o colores utilizados en el mapa y esta no debería dejar a la duda cada uno de los elementos representados en nuestra cartografía, precisando el color, patrón, tipo de marcador o peso de cada símbolo. Y algo importante: la leyenda no necesita ser etiquetada como Leyenda.

Los créditos de los mapas

Es algo que muchas veces se nos olvida incluir pero que es importante porque transmite solidez en la información y valida tu trabajo.

  • Fuente de datos (especialmente en los mapas temáticos).
  • Nombre del autor del mapa.
  • Fecha de creación del mapa o publicación.
  • Fecha de los datos utilizados para crear el mapa.
  • Proyección del mapa.
Las fuentes de los datos en los mapas

Créditos de un mapa donde se muestra su licencia, el autor, las fuentes de los datos y la fecha de estos. Imagen: Usuario Planemad en Wikimedia Commons.

El localizador

Un mapa localizador o mapa guía es necesario si el área representada no es fácilmente reconocible o está dibujado a gran escala. Es un recuadro que también puede utilizarse de forma inversa, como mapa de detalle para mostrar un área a mayor escala.

Un diseño eficaz y atractivo

El diseño de una mapa es un aspecto muy importante que requiere de un tiempo de planificación sobre los elementos y procesos que se requieren para conseguir una correcta representación visual de los datos espaciales. Dónde localizar todos los elementos del mapa, qué dimensiones van a tener, atender a un equilibrio de simetrías que eviten grandes áreas sin contenidos o alineaciones incorrectas, son algunos de los aspectos básico a la hora de componer un mapa.

La jerarquía visual

Deberá utilizarse una jerarquía en la simbología para la rotulación, los grosores de línea y el sombreado. Las características o fenómenos más importantes requieren de una representación de símbolos más grande o más oscura o nítida frente a símbolos más pequeños o ligeros que representan elementos menos importantes o más de fondo. Es necesario definir previamente un esquema que organice la información desde la más vaga a la más compleja según la escala de visualización. Como señala Edward Tufte, uno de los más importantes gurús en representación de datos e información: «No existe la sobrecarga de información, únicamente un mal diseño.»

El propósito

Todo mapa tiene un propósito que debería influir en la representación de todos los elementos del mapa y su composición. El cartógrafo debería ser capaz de articular claramente el propósito de su mapa,  tener en cuenta la audiencia a la que va dirigida y la plataforma de publicación de este (papel, pantalla de ordenador, dispositivo móvil, expositor, etc.).

Otras consideraciones

Recuerda que lo anteriormente descrito son unas reglas y como tales estas pueden saltarse en beneficio de una mejor interpretación del mapa. A ellas añadiría otras cinco recomendaciones:

  • Un buen mapa es aquel que cuenta una historia. Antes de hacer nada, piensa cómo quieres contar los fenómenos a representar y cuál es la mejor forma para hacerlo entender al mayor número de lectores.
  • Atentos al soporte. Ya muchos mapas no se ven en formato papel. La web y las aplicaciones móviles tienen requerimientos especiales y mayores posibilidades interactivas. Piensa en cuál de ellos se va a publicar tú mapa y aprovecha las posibilidades de cada uno.
  • El color es parte del éxito. El uso del color es a menudo fundamental para el éxito de un mapa. El color puede ayudar con muchos elementos en el diseño de mapas y de mejorar el contraste visual. Utiliza algún esquema de colores adecuado.
  • Busca la inspiración. Como todo ejercicio de creatividad, nunca es mala idea ver el trabajo de los demás. Estimula la inspiración y ayuda a encontrar el mapa que realmente te gustaría hacer. Hay numerosas fuentes donde buscar esa iluminación. En Internet puede ser un buen comienzo visitar Pinterest, Vi.sualize.usBehance o algún buscador de imágenes. Además, libros como Designed Maps. A Sourcebook for GIS Users son recursos que valen la pena consultar.


Esta web usa cookies para mejorar su experiencia en la navegación. Si continua utilizando este sitio acepta su uso. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar